Reverse cat eye y postizos: el maquillaje de Cristina Pedroche en las campanadas al detalle

2022-01-07 09:45:06 By : Ms. Tina Yuan

Llevaba semanas calentando motores luciendo todo tipo de pelucas que parecían ocultar un radical cambio de look. Tras años en los que la madrileña ha protagonizado los primeros titulares del año con sus increíbles diseños para dar las campanadas, para las de 2021 Cristina Pedroche subía la apuesta con un arriesgado "corte de pelo", un maquillaje directamente de la pasarela de Dior a sus ojos y una manicura asequible y avalada por las tendencias Y2K.

Una publicación compartida de CristiPedroche🦋 (@cristipedroche)

Lejos quedaban los maquillajes sustentados en una piel meramente jugosa y unos ojos trabajados en sombras marrones y negras para potenciar la forma ya almendrada de sus ojos. Superados los homenajes a los sanitarios, para despedir el 2021, la presentadora y su equipo de estilismo, liderado una vez más por Josie, apostaron por un diseño de 1994 de Manuel Piña que asemejaba la metáfora de una crisálida antes de la transformación en mariposa. Un diseño de tal envergadura demandaba un look beauty a la altura así que no solo su maquilladora fetiche se puso manos a la obra, este año tocaba incluir un cambio capilar radical que dependería de la maestría de Oscar Lozano.

Con la lista de las tendencias de maquillaje para el 2022 en la mano, puede que el look de Cristina Pedroche fuera fácil de predecir. La tendencia para el 2022 es clara: incorporar color azul los ojos, preferiblemente a través de delineados más gruesos. Era cuestión de tiempo que la madrileña y su maquilladora de confianza, Carolina Moreno, se atrevieran con los maquillajes que Dior, Armani o Versace coincidieran en diseñar para sus últimos desfiles.

La elección final para el potente maquillaje con el que Cristina Pedroche despediría el año, incorporando una intensa línea de color fue el reverse cat eye que Dior mostró en su colección de Alta Costura otoño/invierno 2021-2022. Las modelos de la Maison francesa desfilaron con un look radicalmente atrevido y que se alejaba de los smokey y delineados borrosos en negro con los que María Gracia Chiuri, directora creativa, había rejuvenecido la firma. Precisamente ese maquillaje es una de las señas de identidad de la propia diseñadora que enmarca sus ojos en un lápiz khol negro desde los inicios de su carrera. En el momento en el que Chiuri se puso a la cabeza de Dior en 2016, el estilismo de ojos muy marcados en negro se trasladó a todas sus modelos con ligeras modificaciones, buscando un diseño que rasgara el ojo y no lo entornara ni delimitara.

En el desfile de Alta Costura otoño/invierno 2021-2022, la nueva forma de mantener esa oscuridad en el ojo pero refrescar el maquillaje y adaptado a las tendencias de moda entre la Generación Z, el negro se sustituía por el azul noche, muy oscuro y ligeramente metalizado, y el delineado rasgado se trasladaba del párpado superior al inferior, denominado 'reverse cat eye' ya que es un delineado invertido.

Pero, el riesgo en este reverse cat eye no estaba solo en la incorporación del color a través de un lápiz azul noche en el párpado inferior, lo complicado del diseño está en crear un eyeliner ascendente en este párpado, logrando realzar el ojo en vez de entristecerlo. La forma de cada ojo es fundamental para lograr un éxito o terminar en un maquillaje fracaso. Una parte importante es realizar un trazo grueso que permita crear una línea recta sin que resulte artificial en contraposición de la natural forma redondeada del párpado inferior.

El delineado inverso comienza en el lagrimal, extendiéndose unos milímetros al estilo foxy eyes, y se remata, de nuevo, alargando el trazo con el rabillo del cat eye más geométrico y uniendo el delineado inferior con el párpado superior con una línea muy fina. En el caso del maquillaje de Cristina Pedroche para las campanadas, este trazo llamado a unir el reverse cat eye con el párpado superior es algo más marcado y se apoya en un eyeliner negro.

Una publicación compartida de CristiPedroche🦋 (@cristipedroche)

Quizá la pregunta más repetida en los primeros minutos del año fuera si Pedroche se había atrevido a raparse la cabeza o no. La presentadora siempre se ha mostrado muy reacia a cortarse el largo de la melena así que pensar en un corte tan radical sonaba bastante descabellado. El zoom posterior las campanadas que os permitía observar al detalle la cabeza rapada de Cristina despejaba las dudas. No había poros a la vista, ni pelo nuevo comenzando a nacer ni una línea visible de nacimiento del cabello. Es decir, se trataba de un postizo, más bien una prótesis hecha a medida para la cabellera de la madrileña.

Una publicación compartida de Óscar Lozano (@_oscarlozano)

El cráneo se ve completamente homogéneo, una visión idílica que dista un poco de la realidad si nos rapásemos la cabeza. Hasta Natalie Portman dejó a la vista diminutas desigualdades de su cabeza rapada que se apreciaban más en las escenas de 'V de Vendetta' que en los photocalls posteriores en los que el cabello había crecido un poco y creaba esa sensación de cráneo homogéneo.

Una publicación compartida de 𝙲𝚊𝚛𝚘𝚕𝚒𝚗𝚊 𝙼𝚘𝚛𝚎𝚗𝚘 𝙰𝚣𝚊𝚋𝚊𝚕 (@caroli_makeup)

Otro aspecto, además de la falta de poros visibles o la forma perfectamente regular del cuero cabelludo es la falta de diferencia de color. Tras años en los que el cabello ha cubierto la piel, al sol le ha resultado imposible acceder a esa zona por lo que, nada más rapar el pelo, se nota un marcadísimo cambio de tono entre el rostro y el cuero cabelludo. En el caso del look de las campanadas, la diferencia de color es tan sutil que no termina de encajar. Por tanto, Cristina Pedroche llevaba un postizo, magistralmente realizado, eso sí, porque ocultar su larguísima melena bajo esa falsa calva no ha debido de resultar sencillo, incluso cabe la posibilidad de que la presentadora sí haya accedido a cortarse un poco el pelo.

Cada detalle estaba tan milimétricamente medido que la manicura no podía quedarse fuera de la estrategia. En el futurista look, las uñas reflejaban un brillo metalizado imposible de lograr con un esmalte de uñas tradicional y un potente top coat. Como se aprecia en las fotografías, tampoco se trataba de una manicura acrílica sino que todo parece indicar que se ha recurrido a las press on nails, las clásicas manicuras de "quita y pon" que se adhieren a la uña con un pegamento específico que no daña y es fácil de retirar, permitiendo lucir diseños que puedan resultar incómodos en el día a día como estas uñas de plata.

De este modo se pueden conseguir longitudes y formas más exageradas, sin tener que lucir la manicura durante mucho tiempo; no olvidemos que el factor sorpresa resulta fundamental en los estilismos de fin de año de Cristina Pedroche.

Arriesgado, elaborado por profesionales y fiel a las modas que vienen este 2022... El look de Cristina dio una vez más la campanada, y a la vez ha marcado el pistoletazo de salida de las tendencias beauty del año. ¿Las veremos en la calle?